Cómo despedir a un suscriptor en el entorno online

despedir a un suscriptor
despedir a un suscriptor

Casi siempre estamos dispuestos a conocer a alguien nuevo, a ampliar nuestra red de contactos, a abrirnos a gente diferente a nosotros. Pero lo que sí que nos cuesta es decir adiós. Hay muchos tipos de adioses: los cotidianos, los más sentidos, los forzosos, el despedir a un suscriptor… Pero siempre por un motivo u otro, consciente o inconscientemente, las despedidas se hacen largas. ¿Eso sucede en el mundo online? ¿Nos cuesta también decir adiós a nuestros usuarios, a nuestros subscriptores? Para la gran mayoría, sí. Analicemos cómo hay que despedir a un suscriptor de nuestra web.

despedir a un suscriptor
despedir a un suscriptor

En primer lugar, tienes que asumir que el hecho de que un suscriptor se dé de baja de tu servicio no tiene porque ser un fracaso. Siempre te puede ir bien para optimizar tu base de datos y quedarte con aquellos usuarios que realmente son activos. Y por supuesto, despedir a un subscritor te lo tienes que tomar como una oportunidad para analizar qué es lo que hiciste mal (demasiados mails, contenido irrelevante…).

Si somos amables para dar la bienvenida a un nuevo miembro de la familia y agradecemos su compromiso e interacción con la marca, ¿por qué no ser igual de cortés cuando haya decidido darse de baja? Causar una buena impresión final es muy positivo, no sólo por lo que dice de nosotros, sino por el recuerdo que va a tener este ex suscriptor de nosotros. Además, siempre tendrás una última oportunidad para hacerle recapacitar de su decisión de irse.

Un email de despedida

recuerdo positivo de la marca
recuerdo positivo de la marca

El último (o no) mail puede ser una comunicación en la que le des la opción de escoger cuántos mails y en qué días quiere recibirlos. O busca la fórmula simpática de decirle que te puede leer en otros canales, en otras RRSS. También puedes preguntar el porqué de su despedida para poder mejorar en el futuro. O puedes mandar un mensaje original, más personalizado. ¿Por qué no un vídeo donde recuerdes vuestros mejores momentos en plan desesperado (aunque todo con un punto humorístico)?

Decir adiós en el entorno online tampoco tiene que ser tan difícil ni traumático. Aprende de ello y que te sirva para mantener a los que siguen contigo y para mejorar tus habilidades comunicativas.