FNAC

Mis tardes en el FNAC

Accede a FNAC Códigos Descuento

Vivo en el centro de una ciudad española, a cuatro pasos de las principales calles comerciales. Una zona donde el tráfico de gente es constante y sonante. Me gusta pasearme por estas calles y ver el deambular de la gente. Y entro en las tiendas y observo lo que hacen los compradores. Pero allá donde más me gusta entrar es en el FNAC. Allí mi análisis sociológico del comportamiento humano se hace más profundo.

Empiezo por la sección de fotografía del FNAC. Dónde veo gente de un amplio espectro social: desde el chaval que va en busca de una cámara de fotos digital más o menos sencilla, como una cámara compacta Sony DSC-WX 350, al hombre experto, profesional seguramente, que busca un objetivo Canon de más de mil euros. Sus pintas, su manera de hablar al dependiente. Todo lo que hacen y lo que dicen les delata.

Al lado está la sección informática y veo un matrimonio de cierta edad que está siendo atendido por un empleado que les explica la diferencia entre un Windows y un Apple. Quieren regalarle un ordenador a su nieto y van un poco perdidos. No como el joven ejecutivo que está plateando un pedido de hasta 10 iPad para su equipo de comerciales. Parece que intenta regatear el precio y todo, como si el FNAC fuera un bazar.

Accede a FNAC Códigos Descuento

Subo al piso de arriba y me relajo una horita mirando libros. Aquí alterno la lectura de algún libro que me interese comprar con el cotilleo de ver qué es lo que están leyendo los demás. Así veo como un hombre de barba prominente, jaqueta larga y sombrero negro lee con atención una novela de Umberto Eco. No lo veo leyendo otra cosa. Luego veo a dos o tres teenagers leyendo cada una el mismo libro. Me acerco un poco más. Se trata del nuevo libro de Blue Jeans. No podía ser otro.

Acepto la política de privacidad de esta página web

Deseo recibir información comercial de terceras empresas colaboradoras de Clickpoint Marketing

Una vez me he pateado toda la sección de libros del FNAC me acerco a la de música. Ahí veo a melenudos rebuscar entre los discos de rock, a un chaval de treinta o más años, con el pelo decolorado y un abrigo de color platino mirando la sección de electrónica. Y escucho un par de discos de música indie española, mientras a mi lado una chica con flequillo rebusca un artista en concreto. La veo tan desesperada que le pregunto qué busca. Me sonríe y me dice que solo sabe el nombre de una canción. “Noches reversibles”. Busco y en un santiamén le encuentro Cuentos chinos para niños del Japón de Love of Lesbian. Me lo agradece con una sonrisa eterna y se va tan feliz. Creo que no puede terminar mejor mi tarde en el FNAC. Mañana volveré, a ver qué tipos me encuentro en la sección de videojuegos y cine. 

Accede a FNAC Códigos Descuento