Sant Jordi: rosas, libros y todo el amor en un día

Sant Jordi era un caballero de la época medieval que llegó a un poblado asediado por un dragón. El dragón era alimentado por el ganado del pueblo. Cuando se acabaron las vacas, ovejas, cabras y otros animales, se hizo un sorteo para ver qué hombre o mujer alimentaría al dragón. Le tocó a la princesa, la hija del rey. Pero cuando se aventuraba a su cruel destino, apareció este caballero para atacar con su lanza al dragón, herirlo de muerte y salvar a la princesa. De la sangre del dragón salió un rosal. Sant Jordi arrancó una rosa del mismo y se la entregó a la princesa. Así pues, el 23 de abril, el día en que Sant Jordi mató al dragón, se celebra el Día de la Rosa.

Por eso en toda Cataluña encontrarás miles de paradas de rosas para comprar una a la persona que quieras. Hay que decir que esta historia es una leyenda y que lo que sí que reconoce la historia es que San Jordi viene de un soldado llamado Jorge de Capadocia. En el 303 d.C. se negó a seguir las órdenes del emperador Diocleciano de matar a todos los cristianos. Por este motivo fue decapitado un 23 de abril. Años después fue convertido en santo.

Sant Jordi Cataluña

Pero además de ser el Día de la Rosa, el Día de Sant Jordi es también el Día del Amor en Cataluña. No es que sea una apropiación gratuita (como San Valentín), sino que está considerado así por la iglesia católica. En 1456, Sant Jordi fue oficialmente el patrón de Cataluña. Dos siglos más tarde, en 1667, el Papa Clemente IX dio su beneplácito para queel 23 de abril fuera el día festivo del Amor, la Paz y la Concordia.  

dia de la rosa

Si bien hay que recordar que además en Sant Jordi se celebra el Día del libro. Esta celebración tiene su origen en 1926. Vicent Clavel Andrés, escritor y editor, propuso que este día fuera el Día del libro a la Cámara Oficial del Libro de Barcelona, para conmemorar el fallecimiento de Miguel de Cervantes. Aunque no era la intención de Clavel, este día también se recuerda la muerte de Shakespeare. Cabe decir que, en realidad, está comprobado que realmente no falleció ninguno de los dos este día. Así pues, en 1930 el gobierno de Primo de Rivera aprobó que el 23 de abril fuera el Día del Libro Español. Años después, el 1995, la UNESCO declaró que este día pasaba a ser oficialmente el Día del Libro. Para todo el mundo.